Paseando Por el Jiloca. Teruel


Cuando Visitamos Teruel ( Aragón ) Nos damos cuenta de lo mucho que tiene para ofrecer,

la diversidad de sus paisajes y pueblos, del apego de las gentes a sus raíces.

Eso es precisamente lo que Caracteriza la zona que hoy Vamos a Visitar


La Comarca del Jiloca 

Se sitúa al noroeste de la provincia de Teruel,

entre la histórica ciudad de Daroca y el singular paisaje de la Sierra de Albarracín.

Donde podremos encontrar singulares paisajes y Originales fortalezas como por ejemplo el Famoso Castillo de Peracense

Por el centro transcurre el río que le da nombre.

Cuenta con 40 municipios y un total de 58 núcleos urbanos.

Hoy nos centramos en un recorrido lineal que partiendo desde sus límites con la Provincia de Zaragoza

Los ojos del Jiloca, Monreal del Campo, Teruel

Siguiendo el Curso del Río Jiloca, llegaremos a Monreal del Campo, desde donde podemos realizar otras rutas que iremos publicando en este Blog.


Solamente entrar en la provincia de Teruel el primer municipio que encontramos es 

San Martín del Río,

Situada al noroeste de la provincia de Teruel.

de arraigada de tradición Vinícola y que cuenta con un Museo del vino.

En los últimos Años buena parte de la vid han desaparecido dejando paso al cultivo de frutales y Hortalizas.


Museo del Vino San Martin del rio , teruel

Museo del Vino

En el museo se pueden realizar visitas guiadas, tras previa petición. Mediante el teléfono o correo electrónico.

La entrada al centro es gratuita.

INFORMACiÓN y CONTACTO


En el centro del pueblo se alza la iglesia parroquial de San Martín,

una construcción gótico renacentista de finales del s. XVI

Es considerada una de las joyas de la comarca por su valor artístico,

destacan su órgano, la escenografía para el monumento de Semana Santa, y la torre.

Continuando con nuestro trayecto nos encontramos con la siguiente población

Báguena 

El municipio destaca por su arte Mudéjar representado por la Torre de la Iglesia de la Asunción,

una de las más bellas y significativas de su género y declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

También encontraremos los restos del un castillo que construyeron los musulmanes y que luego pasó a manos de la Orden del Temple tras la reconquista.

La Orden, a partir del castillo, edificó el pueblo que dada la cercanía con la frontera castellana, sufrió frecuentes ataques durante el siglo XIV.

El más destacado fue en el año 1363 durante la Guerra de los Dos Pedros que enfrentó a los reinos de Aragón y Castilla.

La fortaleza de Báguena fue cercada por el ejército castellano exigiendo la rendición incondicional del puesto.

El alcaide del castillo, Miguel de Bernabé, se negó en rotundo a la capitulación, resistiendo el empuje de las tropas castellanas, hasta que el fuego arrasó completamente la fortaleza, muriendo el alcaide y los soldados que lo defendían.

En el año 1372, en las Cortes celebradas en Zaragoza, el rey aragonés reconoció la hazaña de Báguena, agradeciendo al ya fallecido alcaide el gesto de preferir morir entre las llamas antes que entregar el castillo.

Es muy aconsejable pasear hasta las afueras del pueblo en busca de la ribera del Jiloca, donde se encuentra un hermoso puente de piedra que cruza una antigua carretera y rodeado de un bello paraje.

Desde esta población nos podemos dirigir a Anento, Municipio del que también hablaremos en este Blog.

Muy cerca se encuentra

Burbaguena Teruel

Burbáguena. 

El primer documento conocido sobre la localidad data del año 1156 donde se la nombra como Burbaca.

Uno de sus edificios más curiosos es la Casa del Marqués o Casa Latorre, una construcción barroca que data de los ss. XVIII- XIX y que perteneció al linaje de los Marqueses de Montemuzo, el edificio destaca por su fachada de tendencia modernista, pues en el s. XIX fue remodelada por un adjunto al gabinete de Gaudí.

Enfrente, un arco de piedra nos conduce a un cedro de Atlas que está catalogado como árbol singular de Aragón. 

Otro de los edificios que destacan de su importante patrimonio Barroco es la iglesia de la Asunción.

Y llegamos a mitad del Trayecto…….



Luco de Jiloca.  

Una Localidad que pertenece al Municipio de Calamocha.

Se ubica en el tramo medio del río Jiloca donde podemos ver algunos ejemplares de chopo cabecero, característicos de la zona.

Entre su patrimonio cultural, destaca la Iglesia de la Asunción, un templo que sigue un modelo gótico muy difundido en el Aragón del siglo XVI

En esta población lo que más me cautivó fueron los Jardines que rodean la iglesia parroquial y una interesante exposición abierta y permanente, próxima a un bello palacio aragonés del siglo XVII, en la que se nos muestra un buen número de instrumentos y útiles dedicados a la explotación del cáñamo y la vid. En su entorno también encontraremos numerosas edificaciones que dan testimonio de antiguos oficios desaparecidos como el molino harinero, martinete de cobre o el pozo nevero.

No podemos dejar de visitar el Mirador de la ermita de Santa Bárbara,

desde donde poder contemplar unas bonitas vistas de la localidad y sus alrededores.

Remontando la ribera del río Jiloca, el viajero llegará hasta el paraje de Entrambasaguas donde se encuentra puente romano de tres arcos sobre el río Pancrudo y que formaba parte de la calzada romana que enlazaba Cesaraugusta y Cástulo.

Y llegamos a 

Calamocha,

Una población cuyos orí­genes documentados se remontan a la Alta Edad Media y hoy en día centro neurálgico de la Comarca del Jiloca.

El tiempo ha hecho de la localidad de urbanismo moderno ya que si entramos a través de la antigua nacional jalonada de hostales y restaurantes puede ofrecer una imagen parcial de la ciudad,

pero sin embargo Calamocha encierra algunas sorpresas al viajero.



Algunos de los lugares más emblemáticos pueden encontrarse en la ribera del río Jiloca tales como el puente romano,

construido en el siglo I d.C y que formaba parte de la calzada que unía Cesaraugusta y Cástulo (Zaragoza y Levante) rodeado hoy día de un bello entorno.

Puente romano de Calamocha, Teruel

También en nuestro paseo a junto al río podemos encontrar la fuente del bosque, el lavadero de lanas o la fábrica de mantas, uno de los últimos vestigios de la antigua industria calamochina, que junto al antiguo molino completan un recorrido hasta llegar al tranquilo parque municipal Rafael Angulo.

Calamocha es también uno de los principales productores del jamón D.O. Teruel y eso se refleja en su gastronomía.

El visitante podrá sentarse a degustar las viandas de la zona y tomarse unas tapas en sus bares .

El Poyo del Cid . 

Esta pequeña localidad se encuentra ubicada junto a un antiguo asentamiento celtíbero romano e importante enclave arqueológico, el Cerro de San Esteban,

donde también se levantó, durante la Alta Edad Media, un campamento fortificado que algunos estudiosos achacan al Cid,

hecho que da nombre al pueblo y sobre el que desde hace años se ha consolidado una fiesta de carácter medieval.


Valle del Jiloca en Teruel

Desde lo alto de este cerro las vistas en dí­as claros son magní­ficas,

y según se cuenta pueden divisarse una treintena de pueblos


Saliendo de esta Localidad en dirección hacia el lavadero de lanas y la ermita de la Virgen del Moral, a unos pocos Km encontráremos la población de

Fuentes Claras. 

Conocida por ser rica en fuentes y manantiales, de ahí su nombre. 

En este aspecto cabe destacar las llamadas “Pesqueras”, o pequeñas surgencias que tienen su origen en el subsuelo, pasan por el interior de algunas de las casas del municipio y son uno de los ejemplos más curiosos del aprovechamiento del agua.

Esta Población, para mi gusto, tiene uno de los más bellos y curiosos Campanarios de la zona, el de la Iglesia Parroquial de San Pedro, un templo gótico – renacentista, junto al cual el visitante podrá contemplar las rejas de forja de otro de los edificios más importantes del municipio, la Casa Grande.

La siguiente población que nos encontramos ya casi al final de nuestro recorrido de hoy es 

Caminreal,

situada estratégicamente en el eje del antiguo Camino Real e históricamente un núcleo de comunicación.

Lo que decantó el asentamiento de la ciudad romana de “La Caridad”, en proceso de excavación y con un Centro de Interpretación que puede visitarse.

A principios del siglo XX Caminreal continuó siendo un nudo de comunicación, al emplazarse en el eje ferroviario que unía Calatayud con Valencia.

Posteriormente, en torno a los años 30 la localidad cobra importancia al construirse un ramal que partiendo de aquí llegaba hasta Zaragoza.

Estación de Caminreal, Teruel

Como legado de estos cambios podemos contemplar su estación del ferrocarril, un bello edificio hoy lamentablemente abandonado y el cual nos habla de esa esplendorosa época.

Torrijo del Campo

Una población con una gran tradición jotera y artesanal, llama la atención la torre de la iglesia parroquial de San Pedro, considerada la más alta de toda la Comarca con bella decoración y cierta influencia mudéjar y los magníficos chopos parecen escoltarte hasta la entrada.

Y al final de la ruta que te proponemos se encuentra 

Monreal del Campo

Municipio conocido por su cultivo del azafrán, de gran interés e importancia tiempos atrás por su actividad económica y actualmente por ser una de las tradiciones que hasta hoy día se siguen conservando en esta Comarca.

Para revivir la historia de Monreal del Campo el viajero deberá cruzar alguna de las largas calles que corren perpendiculares a la carretera y entrar en el núcleo antiguo, fácilmente localizable gracias a su solitaria torre campanario, divisable desde muchos puntos de la localidad.

La torre actual se asienta sobre un montí­culo: este lugar es el origen de Monreal, pues en él se construyó por orden de Alfonso I el Batallador un pequeño castillo que, a principios del siglo XII, constituí­a un puesto de avanzada en la amplia llanura del Jiloca, y un bastión defensivo frente a la vanguardia almorávide.

Del viejo castillo no queda nada: en 1840, durante las guerras carlistas, Monreal fue escenario de choques entre liberales y carlistas que produjeron graves incendios en la villa, arruinando el castillo y la primitiva iglesia.


Museo Monográfico del azafrán

Museo Monográfico del Azafrán

Ubicado en el interior de una casa- palacio de estilo clásico aragonés de los ss. XVII- XVIII y en el que se expone con toda claridad el trabajo del cultivo, recogida, esbrine y venta del mismo, así como todos las herramientas utilizadas para ello.



Para los amantes de la naturaleza, recomendamos un paseo por su entorno natural para admirar los conocidos como “Ojos de Monreal” debido a la forma que presentan y lugar de nacimiento del río Jiloca. 

Y aquí termina nuestra Ruta siguiendo el Curso del río Jiloca.

Desde aquí, Como punto de Partida, Podremos realizar otras muchas rutas por la zona y terminar de descubrir una Tierra de contrastes que durante Siglos ha sido tierra de Fronteras y paso de distintas civilizaciones.